La invasión a Ucrania es la guerra abierta por la hegemonía. Un juego anunciado

La invasión a Ucrania es la guerra abierta por la hegemonía. Un juego anunciado

15 de marzo de 2022 1 Por María Manuela de la Rosa Aguilar

Como en toda lucha por algún imperio, la cruenta invasión a Ucrania es una historia que se repite en espiral. Antes fueron los griegos, luego los romanos, el imperio otomano hizo lo propio. Con el Tercer Reich no hubo precedente alguno, porque la carnicería llegó a los extremos más insólitos.

Actualmente la contienda se desarrolla en varios niveles y en diferentes ámbitos. Los motivos, igual que ha sucedido antes, no son tales, sino pretextos a veces tan absurdos como ahora con Ucrania, cuya posible adhesión a la Comunidad Europea y como ruta lógica, a la OTAN, ha sido considerada como una amenaza a la seguridad nacional de Rusia.

Y en tanto, ya son más de quinientos ucranianos muertos, aunque ellos presumen que han logrado la baja de 12,000 soldado rusos. Vladimir Putin posiblemente estimó que apoderarse de Ucrania, para imponer un gobierno que se sometiera a sus órdenes, sería una operación fácil u que en muy poco tiempo lograría su cometido. Sin embargo, él no consideró que la población de Ucrania defendería a su país con su propia vida y que el presidente, otrora un popular cómico, se revelaría como un verdadero líder y tomaría decisiones de Estado, y como un gran comandante, estaría al frente combatiendo para defender a su país, fortaleciendo el sentido patriótico de su pueblo.

Era impensable que la gente saldría a las calles a defenderse como pudiera, con inusitada valentía y arrojo han detenido a los tanques rusos y no se han doblegado.

Nunca como antes se ha visto al mundo tan unido para reprobar la cobarde acción rusa. Estados Unidos y la Unión Europea han respondido con severas sanciones económicas, aunque esto traerá consecuencias de efecto dominó. Este lunes los mercados temían un aumento de la tasa de interés por parte de Estados Unidos, sin embargo, la Reserva Federal de Estados Unidos anunció que mantendrá las tasas de interés cercanas a cero hasta que la inflación bajara a un 2%, gracias al paquete de estímulos fiscales por parte del Fondo Monetario Internacional que ha logrado cierta recuperación de los mercados, lo que ha traído un incremento de las tasas de interés a largo plazo de casi un punto porcentual, tanto en Estados Unidos, como en la Zona Euro y Japón.

Pero lo que es una realidad es que Rusia se está viendo en aprietos, ya que gran parte de sus activos han sido congelados y los bancos continúan saliendo de ese país, como este lunes ya lo enunció City Group. Pero algunos bancos han quebrado debido a la exposición en Rusia de muy diversos productos financieros, como Sberbank de Austria, aunque gran parte de su capital pertenece a la Federación Rusa. Y países como Francia, Canadá y Estados Unidos ya han declarado una guerra económica contra Rusia.

Con acciones como esta Rusia se ha ganado el repudio del mundo, sino en un país que poco a poco se está quedando aislado. Sin embargo, para la opinión pública mundial, más informada cada vez, hay una clara diferencia entre el pueblo ruso y su presidente. Así que, pese al gran despliegue propagandístico para enaltecer la figura de Vladimir Putin, esta guerra ha terminado por descubrir su verdadero rostro.

Pero el presidente ruso sigue empeñado en apoderarse de Ucrania y como ya lo anunció el primer mandatario ucraniano, Volodimir Zelenski, él mismo es el blanco que persigue Putin, por supuesto, para derrocar al gobierno e instaurar uno totalmente favorable a los intereses de Putin.

Y aunque por los últimos acontecimientos es probable que al fin Rusia tome la capital ucraniana, un escenario en el que sea asesinado el presidente ucraniano podría revertírsele a Putin, porque a pesar del férreo control de la población rusa, ya se han publicado múltiples protestas de los ciudadanos rusos, que no están de acuerdo en esta invasión.

Ucrania podría ser aplastada, pero Rusia está aislada y no se descarta la posibilidad de una guerra civil en Rusia. Un pueblo sometido por siglos ha ido cambiando a lo largo de la historia y tal vez sus gobernantes no lo han advertido.

Por su parte, China, sigue silente, porque también sus intereses económicos pueden ponerse en juego.

El presidente Joe Biden ha sido muy criticado por su estrategia de acercamiento a Venezuela para asegurar su producción petrolera. Y cierto, tal vez comprarle petróleo no haga la diferencia, pero debemos considerar que no se trata de una perspectiva económica, sino geopolítica, porque estamos hablando de la pugna por la hegemonía de las grandes potencias y América Latina sigue dentro del área de dominio norteamericano, lo mismo que México, Brasil, incluso Nicaragua y Cuba.

Si bien, hay varios países que presumen de gobiernos de izquierda, el libre comercio y la democracia son elementos esenciales de administración pública e ideología. Ucrania ha dado la gran lección al mundo.

María Manuela de la Rosa Aguilar
María Manuela de la Rosa Aguilar

Tu opinión nos interesa: