La pandemia que no se va

La pandemia que no se va

28 de junio de 2021 1559 Por María Manuela de la Rosa Aguilar

Pese a los múltiples esfuerzos globales, el covid-19 sigue cobrando víctimas y aunque ha estado mutando, hay que tomar en cuenta que se trata de una sola cepa, que, si bien, ha ido transformándose, algunas veces para volverse más letal, no todas las mutaciones tienen ese nivel de peligrosidad.

En los laboratorios se han logrado secuenciar miles de genomas para su estudio, lo cual derivará en una mejora de las vacunas, pero es un trabajo que toma tiempo y mientras las vacunas hacen lo suyo para paliar este grave problema global. Al parecer todavía tendremos que extremar las medidas, aunque la vacuna ciertamente ha traído una mayor esperanza.

Y es que las mutaciones han encendido las alarmas incidiendo en los índices de mortalidad o manteniéndolos en niveles preocupantes.

En agosto del 2020 se detectó la variante D614G en Malasia, cuya letalidad se multiplicó por diez y afectó a la población, incrementándose la mortalidad.

La variante inglesa se anunció el 14 de diciembre del 2020, que se expandió en Londres y en el sureste de Inglaterra, pertenece al linaje conocido como B-1.1.7, se expandió y rápidamente comenzó a sustituir a las demás variantes.

Como el Reino Unido no limitó la salida de sus nacionales, esta variante se extendió por el mundo sin control, y en poco tiempo llegó a 70 países. Luego, a partir de esta cepa, surgió la variante N501Y.

La variante de Sudáfrica B.1.351 ó 501Y.V2, cuya detección se anunció apenas cuatro días después, el 18 de diciembre del 2020. Y en estudios realizados vieron que las variantes pueden provocar que los anticuerpos potencialmente sean incapaces de neutralizar el virus.

Tanto la variante inglesa como la sudafricana comparten la mutación N501Y en la proteína espiga, por lo que los científicos temen que la protección que otorgan las vacunas no sea tan eficaz.

Los institutos para el control y la prevención de las enfermedades de Estados Unidos también han observado que, en pruebas de las mutaciones de la proteína espina E484K, puede afectar a la neutralización por parte de algunos anticuerpos policlonales y monoclonales. Esta variante se conoce como B.1.427/B.1.429.

El 10 de enero de este 2021 el Ministerio de Salud de Japón detectó la mutación de la variante generada en Brasil, en cuatro viajeros. Esta variante se denominó linaje P.1, que contiene 17 cambios de aminoácidos únicos y tres supresiones.

En una investigación coordinada entre Inglaterra y Brasil, se descubrió que entre el 15 y 23 de diciembre, en Manaos, en la amazonia, se identificó el P.1 en el 42% de las muestras recogidas.

A mediados de enero se detectó la mutación californiana denominada CAL.20C, que, aunque aparentemente no es tan letal, si ha dado motivo de preocupación, dada la facilidad y rapidez con que el virus ha estado mutando.

En febrero se detectó la variante india, la B.1.617.2 y se ha esparcido en todo el mundo y por lo menos ha sido detectada con seguridad en 40 países. Esta cepa se ha conocido también como Delta-Plus. En junio de este año, se detectó una variante de la mutación india, la B.1.617.2.1 ó AY.1, la cual ya se ha extendido por 11 países.

Estas mutaciones pueden provocar no sólo un aumento en los contagios, sino la ineficacia de las vacunas. Sin embargo, los científicos del todo el mundo y la misma OMS, coinciden en que es muy importante que toda la población se vacune para obtener cierto rango de inmunidad, en tanto los países se encuentran trabajando en la secuenciación del genoma para elaborar una vacuna que proteja contra la evolución del virus.

Esta experiencia nos ha obligado a familiarizarnos con el lenguaje de la Química, la Biología y la Medicina en general. Después de esta pandemia el mundo definitivamente ya no será el mismo.

Y los datos continúan siendo alarmantes. Veamos sólo los diez países con más contagios.

Gráfica 1

Como puede observarse, el índice de mortalidad ha bajado considerablemente, salvo el caso de México, que se mantiene a casi el diez por ciento. Y es notable la relación que existe entre este factor y el número de vacunas aplicadas.

Gráfica 2

Estados Unidos, India, Francia, Turquía y Países Bajos, pese a tener un número importante de contagios, registran los menores porcentajes de letalidad, y coincidentemente son países con un número considerable de vacunas aplicadas.

Cabe señalar que Alemania y Chile han aplicado más del cien por ciento de vacunas a su población, ya que en Alemania hay miles de inmigrantes que han sido vacunados; Chile por su parte ha estado registrando, igual que Estados Unidos, turismo para vacunas. Estados Unidos principalmente de mexicanos, Chile de peruanos y venezolanos.

No obstante, la OMS y todas las instituciones de salud del mundo recomiendan mantener todas las precauciones, aún con la vacuna, ya que como decíamos, el virus sigue mutando.

María Manuela de la Rosa Aguilar
María Manuela de la Rosa Aguilar

Tu opinión nos interesa: